DECLARACIÓN DE QUITO INSTA A LA REGIÓN A CONTINUAR APOYO A VENEZOLANOS

80

Los delegados de 11 gobiernos de América Latina reunidos en Quito (Ecuador) firmaron la Declaración de Quito, la cual exhorta al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a recibir ayuda humanitaria con el fin de “descomprimir” la crisis en la que está; tras la migración masiva de venezolanos por la región.

El encuentro regional se desarrolló en vísperas de la sesión extraordinaria de la OEA que se viene llevando a cabo en Washington, para tratar la crisis migratoria. Los países reunidos en Quito, entre ellos Colombia, Perú y Ecuador que están desbordados por la llegada masiva de venezolanos, también acordaron apoyarse mutuamente en la atención de sus nacionales en Venezuela.

Tras dos días de deliberaciones en una reunión técnica, donde participaron 13 países, Bolivia, estrecho aliado de Venezuela, se abstuvo de suscribir; mientras que República Dominicana señaló que lo haría después, debido a que estuvo representada por un consejero de la embajada.

Los países firmantes hicieron instaron al gobierno de Maduro a la apertura de un mecanismo de asistencia humanitaria que permita descomprimir la crítica situación, brindando atención inmediata en origen a los ciudadanos afectados, según figura en el pronunciamiento. Además, le plantearon al presidente venezolano que garantice a sus ciudadanos que migran el acceso a documentos de identidad y de viaje.

En dicha Declaración las naciones decidieron “continuar trabajando de manera individual y cooperar según cada país lo estime adecuado y oportuno, con la provisión de asistencia humanitaria; acceso a mecanismos de permanencia regular, incluyendo la consideración de procesos de regularización migratoria”, tal como se indica en el texto firmado. Asimismo, se comprometieron a combatir la trata de personas, el tráfico ilícito de migrantes, la discriminación y la xenofobia.

El pasado lunes 03 de setiembre, el gobierno chavista acusó a funcionarios de las Naciones Unidas de justificar una “intervención internacional” mediante la exageración del número de migrantes venezolanos, que Maduro cifró por primera vez en 600,000 en los dos últimos años.

Sin embargo, sus datos difieren de los que maneja las Naciones Unidas. Según este organismo, unos 2,3 millones de venezolanos viven en el exterior, de los cuales 1,6 millones abandonaron su país desde 2015, cuando empeoró la escasez de medicinas y alimentos en medio de una hiperinflación que pulveriza los salarios.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *