¿Hemos avanzado en la reducción de plástico de un solo uso en el Perú?

166

En promedio en Perú, se usa al año aproximadamente 30 kilos de plástico por ciudadano y cerca de 3 mil millones de bolsas plásticas casi 6 mil bolsas por cada minuto. Para tener referencia solo en Lima Metropolitana y el Callao se generan 886 toneladas de residuos plásticos al día, representando el 46% de dichos residuos a nivel nacional.

A un año de la vigencia de la Ley que regula el plástico de un solo uso y los recipientes o envases descartables, se espera lograr una reducción del 30% en la utilización de bolsas con este material, sostuvo la ministra del Ambiente, Lucía Ruíz, durante su presentación en la sesión plenaria de la XIV Cumbre de la Alianza del Pacífico.

En ese marco, indicó que actualmente esa norma se encuentra en la fase final de la aprobación del reglamento, la cual tiene como objetivo establecer las condiciones para que sea efectiva su implementación de la política sobre el uso del plástico mediante una reducción progresiva del mismo con la finalidad de aportar en la transición hacia una economía circular.

Agregó que, en tres años de vigencia de la ley, se tiene previsto reducir al 100% el consumo de recipientes, envases y vasos de poliestireno expandido.

Dijo también que los residuos de plástico y de microplásticos afectan a la salud de las personas y el ambiente, así como en los ecosistemas marino costeros y de agua dulce. “Por ejemplo, de las 120 especies marinas mamíferos que figuran en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el 54% se ha visto enredadas en residuos de plástico o los han ingerido”, comentó.

Cabe indicar que durante la Cumbre de la Alianza del Pacifico que se desarrolló en Perú se suscribió la Declaración Presidencial sobre Gestión Sostenible de los Plásticos, que está en línea con la Agenda 2030.

La ministra del Ambiente destacó la importancia de dicho documento, así como el consenso y el compromiso de los países miembros por buscar limitar el plástico de un solo uso debido al daño que genera en la salud de las personas y la biodiversidad. “Esta firma refleja el interés de ingresar a una economía circular con un mejor manejo de los recursos en las actividades productivas”, refirió.