Zhao Chuanliang, profesor de Física, da un curso en línea a sus alumnos de la escuela experimental Henan, en Zhengzhou, provincia de Henan, domingo.. © LI JIANAN/XINHUA

Frente al COVID-19: el modelo educativo chino y la necesidad de su implementación en la educación escolar peruana

170

Más de 130 países han implementado cierres de escuelas a nivel nacional, debido al COVID -19, ocasionando un impacto en más del 80 % de la población estudiantil mundial, según cifras de Unesco.

En el Perú, hace diez días, cerca de 8 millones de niños y adolescentes vieron suspendidas sus clases escolares, debido al aislamiento social que decretó el gobierno por el COVID -19, lo que ha ocasionado que tanto los colegios públicos como las instituciones privadas se vean obligadas a usar los entornos digitales para poder impartir sus clases.

Pero, ¿estamos preparados para el uso de las TIC (tecnologías de la comunicación) en la educación?, ¿que tanto el Estado se ha preparado para impartir educación utilizando la tecnología? La realidad nos hace ver que no mucho, si consideramos que, de los 54,890 colegios nacionales, unos 21,017 requieren una reestructuración en su infraestructura, según cifras del Ministerio de Educación (Minedu). Ni que decir de la tecnología en los colegios, ¿cuántos colegios están implementados con laboratorios de cómputo y cuántos de los alumnos a nivel nacional pueden acceder a una computadora, Tablet o celular?

Un nuevo reto educativo

Las cifras no son muy alentadoras pero este año será todo un desafío para el sector educativo en nuestro país.  Revisar la experiencia de China se torna fundamental, comenta la directora de la Oficina Regional de la UNESCO en Beijing, Marielza Oliveira: “La respuesta del sistema educativo chino ante el COVID-19 es extraordinaria, en materia de profundidad de los equipos de aprendizaje a distancia puestos a su servicio y por la magnitud requerida para satisfacer las necesidades. Por sí sola, una de las plataformas propuestas por el Ministerio de Educación autoriza la conexión simultánea de 50 millones de alumnos y docentes, permitiendo que accedan a los módulos de enseñanza primaria y secundaria, así como a las competencias para toda la vida pertinentes en situaciones de urgencia sanitaria”, afirmó.

El Ministerio de Educación de China dio inicio a una iniciativa llamada “Garantizar la continuidad del aprendizaje mientras los cursos permanezcan afectados”. Este consiste que, durante dos semanas, después de prohibir todas las reuniones presenciales, el Ministerio organizó teleconferencias con los encargados de la gestión escolar, los proveedores de plataformas y cursos en línea, los suministradores de telecomunicaciones y otras partes interesadas, para planificar la puesta en marcha de la iniciativa.

Garantizar que todos los alumnos accedan al aprendizaje digital es el principal desafío, así como la preparación de los docentes para elaborar y proporcionar programas de instrucción en línea. Esto llevó al Sistema Educativo Chino a asociarse con el Ministerio de la Industria y las Tecnologías de la Información con miras incrementar la banda ancha de las principales plataformas de servicios educativos en línea, en particular, la capacidad de la Plataforma nacional de “cloud” (la nube) dedicada a los recursos educativos y al servicio público con miras a atender simultáneamente a miles de usuarios.

Aprenda en casa

En el Perú, el Ministro de Educación, Martín Benavides Abanto, anunció el lanzamiento del plan educativo “Aprenda en casa”, dirigido a estudiantes y público en general en el que la estrategia es combinar medios digitales y radio para tener una mejor cobertura.

En tanto la viceministra de Gestión Pedagógica, Patricia Andrade, señaló que el Minedu busca sensibilizar y comprometer al sector empresarial sobre la situación de emergencia sanitaria que vive el país, y comprometerlo para el desarrollo e implementación de esta estrategia mediante diversas formas de colaboración, como cesión de plataformas y materiales digitales o la prestación de servicios necesarios para el proyecto.

Pasada esta pandemia, el gobierno peruano, tendrá que replantear sus prioridades ya que el COVID-19 ha remarcado las deficiencias de dos de  los sectores fundamentales para el desarrollo de nuestra región: educación y salud.