Coronavirus en Suecia: La polémica estrategia que no confina a su población durante la pandemia

131

Mientras en el mundo, casi todos los gobiernos están confinando a su población con todos los retos que esto representa, en Suecia, se ha optado por una estrategia diferente: no impuso restricciones ni confinamiento obligatorio.

Aunque en un país de algo más de 10 millones de habitantes, a la fecha se cuenta con 36000 muertes por Covid-19, en contraste con sus países vecinos que sí confinaron a su población – Dinamarca, Noruega y Finlandia, suman en total 15 millones de habitantes y solo han contado con 1000 muertes por Covid-19-, Paul Franks, el profesor de epidemiología genética de la Universidad de Lund, en Suecia, sugirió que además de las muertes por Covid-19 era necesario contar con las estadísticas de otras morbilidades de salud, como la salud mental, la violencia doméstica y otras relacionadas al confinamiento social. Además, aseguró que lo que parecía un fracaso podría ser un éxito a futuro, cuando las tasas de mortalidad aumenten en desmedida por el fin del confinamiento en los países.

Algunas de las medidas que se tomaron en Suecia fueron: la prohibición de las reuniones de más de 50 personas, el distanciamiento social y el autoaislamiento voluntario. La gran parte de restaurantes, bares, gimnasios, tiendas, colegios y guarderías, han continuado sus labores. Aunque pareciese que no hay medidas de control, Mark Ryan, el director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la OMS, destacó la “firme política pública” de Suecia, basada en la confianza y la obediencia de su población. Los ciudadanos suecos se han aislado voluntariamente y han respetado las medidas preventivas sin usar la palabra confinamiento. El ejecutivo destacó también la gran capacidad hospitalaria del país.

Estrategia de Salud Pública a largo plazo

El epidemiólogo que encabeza la estrategia sueca en la Agencia de Salud Pública del país, Anders Tegnell, aseguró que se tomó esta decisión pensando a largo plazo. Calculó que, sin confinamiento, el 40% de la población podría adquirir inmunidad para finales de mayo, por tanto, en caso de una ola de rebrotes, el número de infecciones podrán ser lo más bajos. Aun así, se recalcó que no se esperaba una “inmunidad colectiva” o “de rebaño”, el enfoque principal es “mantener el sistema de salud funcionando” y “salvar vidas a largo plazo”.

Las razones del fracaso inicial y el número excesivo de muertes, se debe, según Paul Franks, a que no se logró controlar la enfermedad en los asilos de mayores, ni manejar la comunicación con los grupos de inmigrantes que no hablan sueco. A pesar de esto, el país sigue gozando con altos índices de aprobación por parte de la población sueca.

Aun así, los epidemiólogos no aseguran el éxito del enfoque sueco, debido a que solo se podrán ver resultados con el tiempo.

 

Por Grecia Ochoa.